boots


como, con una  nueva adquisición, puedes refrescar tu armario y, de paso, salirte de la esclavitud, deseo, intención, deber, alegría, gasto o obligación de comprar.

sostenible es un término aplicado a muchos campos y que redunda esencialmente en el consumo.

la producción aunque necesaria, puede ser controlada. como actividad  es imprescindible para el dinamismo económico pero se puede reformular.

no estoy pidiendo que no compremos más, que usemos lo que ya está fabricado y nos carguemos la industria textil y todos sus tentáculos socioeconómicos.

reutilizar, aprovechar, alargar la vida…quizás ser responsable.

la expresión de quién eres se manifiesta en como vistes o en algunos casos, como puedes permitirte vestir.

la creatividad nace como necesidad cuando no quieres, no puedes o no debes comprar. la pauta está en cada uno y sus expectativas.

es fácil decirlo. muy difícil conseguirlo.

y a todo esto, sumarle la sensación que se tiene a veces de que nada te queda bien, que debes cambiar de estilo, que no sabes que ponerte…

me compré unas botas y…… se inició la resurrección.

botas

ni son de mi estilo, ni me las compraría de no ser pq estaban tan rebajadas que reconsideré si me vendrían bien.

en el armario encontré varios vestidos, faldas y pantalones de otros años y temporadas a los que dar una nueva vida y un muy buen uso acompañados de estas botas.

yo que nunca me las compraría por una asociación recurrente  con coyote dax!

resultado:

voy a aprovechar ropa que no me ponía y que ahora descubro que tiene una oportunidad.

he aprendido que los prejuicios ante una prenda a veces no tienen base, pq ésta no impone un estilo, simplemente acompaña al tuyo imprimiéndole  tu personalidad.

ya no me iba a comprar nada, solo pequé en las botas, pero ahora estoy realmente convencida de que no debo y no quiero.

me acuerdo de heredar la ropa de mi hermana, de compartirla con ella.

eran otros tiempos y otras calidades. heredar una camiseta de zara que se muere en tres lavados no es viable.

nos hemos olvidado de reutilizar, de ser conscientes. muchos hábitos perdidos serían muy buenas pautas de uso y consumo en estos tiempos.

es ridículo que ahora tenga tanto espacio lo vintage, lo de segunda mano, cuando antes era lo normal.

vintage era el vestido de tu madre de cuando aún no rompiera aguas ni se le pasaba por la cabeza y, que recuperó para la comunión de tu hermano pq por suerte aún le entraba.

y pensar que para algunos la ropa usada era una opción obligada por las circunstancias económicas y que ahora sea la actividad para el buen ojo de consagradas y esclavas compradoras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s