y yo caí


hordas de alegres, aburridos, enfadados, ilusionados…compradores que te arrastran si te atreves a poner un pie en las zonas comerciales de tu ciudad.

the_nightmare_before_christmas_by_gekimura-d1ce7wb

the nightmare before christmas, Tim Burton

aquí algunas propuestas para no verse envuelto en el crimen:

comprar por internet, desde casa y en varios días. no vale la pena darse el susto del gasto y el dolor de cabeza de la elección.

no caigas en la trampa…

comprar meses antes. si conoces a los destinatarios de los presentes, no es difícil acertar pq la calma brinda lucidez.

no comprar tanto. es más fácil decirlo que hacerlo. si no disfrutas con un regalo , disfrutas regalando.

ahora las tiendas hasta adelantan rebajas y descuentos para que llegues (sus intereses son los que llegan) a la consecución de tus objetivos ahorrando.

fondo+regalo

los niños ahora manejan más dinero del que muchas generaciones anteriores hemos dispuesto. y aquí va la anécdota:

muchos años atrás, en una ciudad del norte una creyente navideña se dirigía solícita a comprar regalos. a menos que aceptasen billetes de la banca del palé (posteriormente denominado monopoly), sus fondos no eran demasiados.

se dirigió solícita a una tienda de esas que se pusieron de moda por vender ecología, artesanía y cuentos chinos de comercio justo para acabar vendiendo polipiel y borralla varia.

llegó su hora en el mostrador. sacó su monedero redondo de ante marrón con petroglifo en el centro y pagó.

salió por la puerta y se percató de que había olvidado el monedero mientras le empaquetaban los regalos.

rapidamente, hablamos de menos de 20 segundos, fue hacia el mostrador  y presenció ilusa como la dependienta decía que allí no había quedado nada.

no era atina onassis y en el monedero estaba todo lo que tenía destinado para regalos y para el bus de vuelta a casa. en aquella época los móviles no nacían en los árboles y no tenía forma de llamar a casa para que la ayudasen.

pero, aquí está el espíritu navideño, o la casualidad, en la parada del bus divisó a una vecina que pagó religiosamente el trayecto de vuelta, enfado y decepción  a casa.

fue como el dia de la bestia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s