darle la vuelta al mundo…


esclavos

siempre he defendido tanto a los trabajadores como a los jefes. no creo que la verdad, la razón o la justicia pertenezca a ningún bando.

y ese es el problema, pertenecer a un bando, cuando es la colaboración la que debería fundamentar la relación.

dicho esto, es evidente que algunos jefes están anacrónicamente anclados en usos y abusos del pasado.

una sonrisa, un muchas gracias y….esfuérzate, trabaja más que yo no te voy a pagar más ni vas a tener ningún beneficio.

ante esta situación hay varias opciones:

paso de ti, de tus razones y me voy a vaguear como ya vengo haciendo a menudo.

soy como soy y aunque me explotes no me voy a negar.

he sido un trabajador ejemplar, siempre dispuesto a más pero no es que no me respetes como trabajador, no me respetas como ser humano y se acabó lo que se daba.

hay vida más allá de un trabajo, del dinero…

una buena persona y un incansable trabajador me dijo una vez:

“a algunos jefes no les gustan los buenos trabajadores pq estos son mejores que ellos. se aprovechan de su trabajo y les piden más, pero nunca van a reconocer que merecen un mejor trato o un aumento salarial.”

en mi conviven una suerte del doctor  jekill y myster hide: trabajo, trabajo, trabajo en equipo, trabajo pero cuando el uso es un abuso despierta en mi un instinto de justicia, que a mi manera, y sin ser un elefante en una cacharrería, disminuye inteligentemente el ritmo laboral hasta lo estrictamente establecido en el contrato y reflejo de lo que hace el más aventajado de los vagos.

el binomio trabajo y vida debería ser tomado en cuenta por los jefes que para disfrutar de los méritos de otros y disminuir sus problemas deciden abusar.

he navegado entre las dos situaciones, siendo jefe y empleado. la exigencia y la excelencia son buenas pero han de ser pagadas.

quizás no se dan cuenta pero no me gustaría que tanta energía negativa y frustración me sobrevolase . aprovecharse de las personas pasa factura y no sabes cuando.

y un recuerdo para los sindicatos, esos que en la mayoría de los casos, se han convertido en una suerte de nuevos jefecillos que sólo piensan en su bolsillo.

vergüenza les debería dar recibir dinero del gobierno y aprovecharse de las ayudas a los trabajadores….asco me dan.

y como la vida es un carnaval…azúcar y a disfrutar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s